Malicieux cierra temporalmente sus puertas. Hasta recuperar nuevas fuerzas y energías. No eres tú, soy yo. No es un adiós, es un hasta luego.


Para leer el comunicado escucha esta BSO.

Octubre de 2012. Nervios, hambre por comerse el mundo. Sueños y castillos en el aire. Mariposas en el estómago a punto de darle al botón del Play.

Octubre de 2016Nervios, atragantados de tanto mundo. Con mucho sueño y ya sin castillos. Mariposas en el estómago a punto de darle al botón de Stop.

Esto debería ser un comunicado oficial, informativo. “Tras 4 años llenos de ilusión y nuevos retos Malicieux cierra sus puertas. Bla. Bla. Bla”.

Pero habiendo sido como han sido estos 4 años, los fundadores de este sarao que hoy cuelgan el cartel de “Cerrado hasta nueva orden” no saben cómo enfrentarse a este maldito folio en blanco y van a improvisar algo más íntimo.

Porque Malicieux ha sido más que un trabajo. Más que una marca. Ha sido nuestra vida estos 4 años, y nos la ha cambiado para siempre.

***

Cuando lanzamos Malicieux, no sabíamos nada de cómo montar una empresa. De cómo programar una página web que además vendiera. De logística, de atención al cliente, de empleados, de proveedores, de compras, de SEO, SEM o conversiones. No sabíamos nada, de nada. Pero teníamos lo único que hace falta para montar una empresa: ilusión y ganas de trabajar sin filtro.

Cuando lanzamos Malicieux, no teníamos ni idea de sexo. Ni de relaciones. No sabíamos que existían tantas y tantas realidades ahí fuera por visibilizar, por respetar, por integrar y ser protegidas.

No éramos feministas, porque el techo de cristal, el empoderamiento femenino y la lucha activa por la Igualdad era cosa del pasado. Estas cosas ya estaban superadas.

Cuando lanzamos Malicieux, no sabíamos que acabaríamos siendo una tienda de referencia en España, que tendríamos personas trabajando con nosotros, que importaríamos productos de Europa, que hablaríamos con las mejores marcas de tú a tú, o que contaríamos con el apoyo de más de 40 amigas y amigos escribiendo en el Magazine. No sabíamos lo mucho que cuesta ganar dinero. Y lo poco que cuesta perderlo. No sabíamos que caes más rápido de lo que subes.

No sabíamos nada, y Malicieux nos enseñó casi de todo.

Y ahora, después de 4 años de alegrías, penas, muchos losientos, muchos gracias y muchos denadas, ya no tenemos lo único que hace falta para tener un negocio: ilusión y ganas de trabajar sin filtro. Se quedaron por el camino, igual que algunas personas, sueños y castillos. Y a cada pérdida, un cachito de nosotrxs se quedaba con ellas. Y a cada pérdida, lo que iba quedando de nosotros se enriquecía.

Porque a cambio, Malicieux nos ha hecho ricos.

Ahora sabemos que la vida aprieta, pero no ahoga y siempre lo mejor está por venir.

Ahora tenemos amigos en muchos rincones de España y Europa, a los que poder ayudar cuando lo necesiten. Tantos, que no podemos ponerlos por escrito. Y otros nuevos amigos, muy cerquita, a los que de otra manera no habríamos conocido nunca y a los que se lo debemos casi todo. Tanto, que no podemos ponerlo por escrito.

Ahora estamos en deuda con un montón de personas maravillosas, a las que les debemos amor, cariño, palabras de aliento y un montón de favores. Tantos, que no cabrían escritos.

Ahora somos feministas, y hacemos lo posible para luchar contra cualquier injusticia de nuestro alrededor. Ahora somos conscientes de todo el camino por recorrer en la lucha por la Igualdad y del poder que tenemos para recorrerlo. De que cada mínimo gesto es necesario.

Ahora ya sabemos todo lo que nos queda por aprender de sexo, de relaciones, de nosotrxs mismxs y de nuestra relación con cada unx. Ahora respetamos, porque conocemos. Porque entendemos y somos más conscientes de muchas más realidades.

Ahora somos ricos porque somos libres. Ahora sabemos que ha merecido la pena.

_______________________________________________

Y vosotrxs. Las lectoras y lectores, las clientas y clientes de Malicieux. Después de 4 años en la cúspide de todo lo que hacemos, hoy os toca estar al final de la historia. Para nosotrxs, ha sido una experiencia inolvidable serviros. Hemos tratado de ayudar, de asesorar, de respetaros al máximo y de dar todo lo que tenemos por vosotrxs. Son muchas conversaciones por el chat, por correo o por teléfono, a veces incluso bastante privadas y confidentes. Solo los que trabajamos en este sector sabemos lo rápido que se conecta entre personas. Hay tantas dudas, tantos miedos, tantas preguntas y tanta falta de información, que vender casi siempre pasa a segundo plano.

Gracias, de corazón. Por habernos leído, por haberos gustado. Por habernos dado vuestra confianza. Por habernos enseñado tanto, y por demostrarnos que, a pesar de todo, nuestra aventura ha merecido la pena no sólo para nosotros.

No eres tú, soy yo. No es un adiós, es un hasta luego.

Outro

 Malicieux cierra sus puertas con solo una cosa clara: que volverá a abrirlas. Necesitamos distancia, reflexión, aire fresco y nuevos horizontes. Si tienes algún pedido pendiente, no te preocupes: nos encargamos de todo como siempre lo hemos hecho.

Mientras tanto, rebélate. 

Duda y respeta. Quiérete y date permiso. Sé Malicieux.

Fdo:

Jorge y Cris.