Mauricio García, director de Marketing de la marca Picobong, aprueba con nota este examen con trampa erótica. La muestra de que trabajar con responsabilidad, no está reñido con la picardía y la diversión.


Decir que estás a la cabeza de una marca de juguetería erótica joven, divertida, alternativa e internacional… ¡no es moco de pavo! Es posible, incluso, que muchas personas muramos de curiosidad por saber cómo es trabajar todos los días detrás de Picobong con la tentación de probarlo todo sólo por asegurarse bien, bien de la calidad que ya está más que testada. Así que como este mes es el Brand Month de Picobong en Malicieux (con sorteo incluido), hemos corrido a preguntar a su director de Marketing, Mauricio García, unas cuantas cosas que nos aclaren estas dudas con las que una no puede vivir. Desde luego, Mauricio cumple al 100% la máxima de la marca para la que trabaja: Diversión y juego en personificados.

 ¿Cómo se siente un profesional del marketing, trabajando detrás de una firma que vive por y para el placer?

¡Es el trabajo más divertido del mundo! Además, el hecho de saber que millones de jóvenes lo gozan con nuestros productos me deja dormir muy tranquilo. Bueno, eso y todo el curro que hay detrás, jajaja.

En el remoto caso de que tuvieses que explicar a una persona que no conoce PicoBong (¡¿es eso posible?!) qué es, ¿cómo lo harías?

Somos los que no tenemos miedo, los que hablamos sin tapujos de sexo y de juguetes sexuales, los que van desde la P hasta la G para reavivar la olvidada forma de vivir el sexo de una manera divertida. Picobong es juego, juego y juego. ¿Te apuntas?

Yo, desde luego. ¿Y cuáles son los valores de la marca?

Como te decía, Picobong es una forma divertida de vivir el sexo. Pero también es tecnología y calidad. Para ello, como bien sabéis, hay que innovar, y –esto es lo que más me gusta– es que nuestros productos están pensados y fabricados para que todo el mundo los pueda usar. O sea: diversión, innovación e inclusión.

¿A quién se dirige Picobong?

Para ser sincero, en un principio nuestro target eran jóvenes que buscaban su primer juguete. Pero como también sabréis, son tan divertidos que tenemos clientes de todas las edades (¡y sabores!). Jajaja.

Un poco más en serio, ¿a quién se le ocurrió que había una edad límite para jugar?

Estoy de acuerdo. No hay edades en lo que al placer respecta y eso en Malicieux lo respetamos muy mucho. Además, me ha parecido que, especialmente con el vibrador Transformer, habéis hecho mucho hincapié en dirigirlo a todas las orientaciones sexuales (heteros, homos, bi…) ¿hay carencia de productos en el mercado dirigidos a un público más diverso, menos heterocentrista?

Perdona por volver a repetirme, pero no puedo dejar de decir que el valor que más aprecio de Picobong es el que nos hace ser la marca más inclusiva del mercado. Y, al tiempo que me vanaglorio de ello, también me encanta ver cómo otras empresas están dando la espalda a la clásica visión heterocentrista del erotismo. La transformación ha comenzado.

Y eso es maravilloso. Y ahora algo más nacional. Puesto que todo lo relacionado con Picobong lo encuentro en inglés, me pregunto… ¿dónde está el mercado del erotismo, dentro o fuera de España?

Dentro y fuera de España. Lo que pasa es que hemos empezado por el mercado anglosajón pero, no te preocupes, el equipo está creciendo y en unos meses te vamos a bombardear con mensajes por todas las redes sociales.

¿Cómo es la española o el español, eróticamente hablando, en lo que a sex toys se refiere?  

Hay de todo en la viña… Pero si tuviera que generalizar, veo una España no sólo con una gran vida erótica, sino con un background muy sólido. Diría que Madrid, Barcelona y Valencia son tres de las ciudades más sexuales del mundo.

Sabía yo que el hecho de ser madrileña no era casual, jeje. Uno tiene que divertirse trabajando en una firma así ¿no? ¿Es posible que estar rodeado de sex toys estimule la mente erótica?

Si yo te contara… Jajaja. No sólo estimula la mente en lo que al erotismo se refiere, también te hace más ávido en otros apartados de la vida. Te aseguro que nunca me había divertido tanto.

picobong

Te pongo a prueba (ahora que está tan cerca San Valentín) prepárame una cita que termine con alguno de los productos de Picobong (o más de uno…).

Te voy a recitar los peores versos que jamás deberían estar en un poema:

Mi amiga estaba aburrida, se llama Ana

Me preguntó qué hacer y le di un Mahana,

Me lo quitó de las manos muy deprisa,

Ya pasó un mes, y no se le va la sonrisa.

Jajaja. Como puedes comprobar, yo no ejerzo de copywriter… Jajaja. Para eso tenemos a un equipo espléndido de escritores.

¡Me ha encantado! Y no te escapas sin una pregunta en primera persona. Si tuvieras que escoger tu Picobong favorito, ¿cuál sería y por qué?

Todos son muy buenos: Transformer es una pasada, KAYA es uno de los conejitos vibradores más chulos del mercado, MOKA, KIKI… Pero, como me fuerzas a escoger, me quedo con la potencia y posibilidades de AKO. ¿Te has fijado? ¡Tiene la forma de un frijol! Soy mexicano, no puedo evitarlo…

¿Y si tuvieras que regalarme uno a mí (ejem, ejem)? Una pista: Mujer, apasionada de la sexualidad y del reto, que rinde culto a su clítoris (cuidado, que muchas apuntarán tu recomendación).

Pues mira, te vamos a regalar MOKA: su punta plana, diseñada tanto para la estimulación del Punto G como del clítoris, le ha convertido en uno de los juguetes más versátiles del planeta. Muchas personas nos han escrito para decirnos que se han hecho adictas a MOKA. Viendo tu cara, espero comentarios a este respecto, jajaja.

A ver si tengo suerte y me cae ese regalo por San Valentín (o cuando sea). Y luego doy mi opinión. Para terminar esta entrevista tan divertida te pregunto, ¿cuáles son los deseos de Picobong para el año 2015?

Mucho sexo, mucha diversión y… ¡mucho frijol! Queremos que sea un año pleno de risas… ¡y de sonrisas! Que no es “moco de pavo” (gracias a ti he aprendido esta expresión, jajaja).