Te estás equivocando si crees que tus lágrimas me pertenecen, reza porque llueva y porque se confundan con las lágrimas que caen del cielo en forma de gotas.


Lágrimas verdes, rojas o violetas ¿cuáles son las tuyas? El amor es fe, deja que tus manos acaricien aquello que tu corazón desee.

La noche, las flores venenosas, tus lágrimas cristalinas… ¿qué te dice el espejo en el que te reflejas cada mañana?

Lágrimas con formas de corazones, lágrimas de fuego, lágrimas de miel ¿Estás enamorada? ¿Estás herida? ¿Qué buscabas la otra noche cuando caminabas por aquel callejón tan oscuro?

No me digas qué palabras ves en mis lágrimas, porque yo ya las sé.

Si decidiera besarte y me respondieras con lágrimas ¿qué te gustaría que hiciera? Perdona si al ir a besarte te he apretado demasiado las manos, tus lágrimas han logrado confundirme y he decidido adelantarme a un posible bofetón.

Lágrimas llenas de sábanas blancas y desnudas que son cambiadas cada noche y que vuelve a aparecer en cada amanecer ¿Lees en ellas tu nombre? Ya lo sé, en breve tus lágrimas de mariposa volarán y dejarás que mi corazón las atrape.

Tus lágrimas salen sin miedo provocadas por mi aliento más irracional. Conjuguemos juntos los verbos que nos hagan ponerle nombre a esas lágrimas racionales ahora.

Te estás equivocando si crees que tus lágrimas me pertenecen, reza porque llueva y porque se confundan con las lágrimas que caen del cielo en forma de gotas.

Te confesaré que necesito un poco de amor para calmar este dolor que tus lágrimas han provocado en mí. Es muy fácil de recordar ya que tus lágrimas aún están mojando el cuello de mi camisa.

Sigue sonriendo para mí.