No pasa nada, no firmamos ningún contrato en el que nos obligáramos a conocernos realmente, en profundidad.


I can see through you…

…muchas cosas, tal vez demasiadas, ¿son útiles? ¿de verdad las quiero para algo? Mejor ni responderé, dejaré que la brisa del viento lo haga por mí, o tal vez le encargue esa tarea a las olas del mar. En ti he visto la cerradura perfecta, ¡qué sutileza! ¡qué textura! Es una lástima que mi llave no haya podido encajar dentro de ella.

Puedo ver a través de ti cosas con mucho sentido y sin nada de sentido también, ¿por cuáles quieres que empiece? No voy a entender si me dices que empiece por las que tienen mucho sentido, ahórratelo mejor entonces.

Me he enterado de que hay personas que te ven diferente a como lo hago yo, no lo sé ni les he preguntado, solo he tenido que pararme y esperar a que el viento y las olas del mar me susurren sus pensamientos… ¡qué lástima! ¡pensaba que tú verías a través de mí, y me los dirías!

So now you know…

…si no sabes nada, será porque no has visto nada ¿no? No pasa nada, no firmamos ningún contrato en el que nos obligáramos a conocernos realmente, en profundidad, solo decidimos centrarnos en nuestros nombres ¡qué más da el resto! ¿no? debimos incluir en el contrato alguna cláusula de confidencialidad…ya sabes, tú sabes algo de mí, yo sé algo de ti, pero ¿sabemos de verdad algo el uno del otro?

mujer-luna-llena

¡Es una lástima! En tus ojos vi algo distinto. De lo que vi dentro de ti no voy a hablar, solo me bastaba con ver tus ojos. Los vi por la mañana, por la noche, en días de lluvia o de fuerte viento, los vi con el mar de fondo o con una profunda y amenazadora montaña detrás, los vi bañados en lágrimas ¿de rabia? ¿de tristeza? ¿de alegría? ¿de cariño? ¿de amor? Dejémoslo en que al menos pude ver tus ojos y que durante algunos de esos momentos, el telón de fondo fue realmente precioso.

I see you…

…no sé dónde andas. Te veo pero ya eres distinta ¿te has cambiado el color del pelo? Si es así ni me he fijado ¿te has cambiado el color de ojos? ¡Qué lástima si es así! Me gustaba el color que tenían antes, pero es cierto, te doy toda la razón, yo ahora ya no mando en ellos.

Decidiste que la luna te transformara en lo que eres ahora… pues adelante, busca en ella tus preguntas y respuestas, ella te verá de manera distinta a la que lo puedo hacer yo ¿Dónde estoy yo? Estoy en la otra cara, en la cara oscura, en donde la luz no llega, hay mucha oscuridad aquí, eso es cierto. Pero hay paz, silencio y, por qué no decirlo…esperanza. ¡Sí! Ya sí que lo tengo claro, ya por fin lo he visto. He decidido verte desde aquí, desde el lado oscuro de la luna.