¿Te imaginas que estás en tu casa y te llega un vídeo de ti misma y no sabes cómo ha podido pasar? ¿Cómo reaccionarías? ¿Y si te gusta? Nuevo relato erótico de la serie de relatos cortos de Azalí Macías.


Le doy al play con los dedos aun empapados de mi orgasmos, repaso de nuevo aquella escena que me han dejado en el buzón en la que yo soy la protagonista, y vuelvo a excitarme.

¿Cómo puede ser si casi siento los temblores de la última corrida?

Nunca pensé que alguien fuera capaz de captar toda esa sexualidad en mí, sobre todo cuando estoy limpiando la casa. Pero esos planos por debajo de mi falda, esos zoom a los pezones y la boca y el giro final de la cámara hacia la polla erecta del director son simplemente irresistibles.

Miro la ventana preguntándome desde dónde demonios han podido grabarme.