El fetichismo de pies es atracción erótica por los pies. Sin más. Aunque en muchos casos pueda haber asociaciones y placeres compartidos.


Llamémoslas verdades, preguntas más frecuentes o, para algunos, quizás curiosidades. Aquí van una docena relacionadas con el fetichismo de pies.

1- También conocido como podofilia (aunque es una palabra que a mí no me gusta demasiado), el fetichismo de pies es realmente un parcialismo ya que se trata de la atracción sexual por una parte del cuerpo. Pero se conoce más como fetichismo. También por su término en inglés foot fetish.

2- El fetichismo de pies no implica una atracción por los zapatos de tacón o por las botas o por las medias. El fetichismo de pies es atracción erótica por los pies. Sin más. Aunque en muchos casos pueda haber asociaciones y placeres compartidos.

3- Para gustos, los colores y los pies. Grandes, pequeños, con más curvatura en la planta, con menos, dedos largos, cortos, uñas pintadas, sin pintar… Todos los pies tienen su público. Así que nada de complejos de “es que no me gustan mis pies”. Seguro que hacen las delicias de más de uno.

4- No os quedéis solo en la cara A. Las plantas de los pies son altamente atractivas para los fetichistas de pies.

5- Los pies no tienen por qué estar impolutos. Y si huelen, casi que mejor. Ojo, un olor natural, no hace falta que lleves los mismos calcetines durante una semana. Aunque algunos fliparían con eso.

6- En un juego fetichista hay dos roles el que da y el que recibe. Ambos pueden ser altamente placenteros. El fetichista que da disfruta muchísimo comiendo unos pies. Y quien recibe… solo diré que el pie tiene muchos puntos erógenos.

7- El juego con los pies puede ser perfectamente un acto sexual en sí mismo. No se necesita la penetración para disfrutar de un buen rato de sexo footfetish. Pero también se puede empezar jugando con los pies y acabar con penetración.

Foto de la web de Arola Poch

Foto de la web de Arola Poch

8- El  verano, cuando las sandalias toman la ciudad, es una época ideal para los fetichistas. Los detectarás porque van mirando al suelo.

9- Aunque es un fetichismo que predomina en los hombres, hay también mujeres fetichistas a las que les gustan los pies. Haberlas haylas.

10- Muchos hombres saben que son fetichistas antes de llegar a jugar con otros pies, sienten atracción por esta parte del cuerpo desde pequeños y es luego cuando le dan una connotación erótica.

11- Hay muchos fetichistas de pies que también sienten sumisión. Pero no es así en todos los casos.  Algunos son adoradores de pies, sin ninguna otra vinculación.

12- ¿Qué se puede hacer con los pies? Se pueden masajear, comerlos, adorarlos (un trato especial), cosquillas, usar al fetichista-sumiso de reposapiés, de alfombra, masturbar con el pie, tortura de pies… ¡Lo que el cuerpo pida!

Y de propina, una curiosidad.

-  La industria del juguete erótico se ha fijado en el mercado fetichista. Se venden pies de silicona bastante reales, algunos cortados por los tobillos, lo que a mí me da un poco de grima. También existen otras versiones algo más surrealistas en que el pie incorpora un agujero (en la planta o en el corte de la pierna) en forma de vagina para una hipotética penetración. Estos aún me dan más repelús. ¿A quién se le ocurrió algo así? Seguramente a alguien que piensa que la penetración es lo único que se puede hacer para disfrutar en el sexo.